Un vecino del Barco de 22 años de edad, ha sido condenado con una multa que ronda los 900 euros por morder a otro joven en la cara.

Los hechos sucedieron durante la pasada noche vieja, cuando el joven agredido se acercó a la novia del autor de los hechos. Tras intentar, sin éxito, entablar conversación con ella, regresó al interior del pub donde fue agredido por el denunciado. Después de propinarle un puñetazo que lo dejó tirado en el suelo, se le acercó dándole un mordisco en la cara.

Cuando abandonaba el local, tres jóvenes que no pudieron ser identificados lo golpearon en distintas partes de su cuerpo. La víctima fue atendido por una joven que lo llevó personalmente al hospital de O Barco, desde donde fue trasladado hasta el CHUO.