Un vecino, extrañado por no ver el bar abierto, fue quien dio la voz de alarma después de encontrarse el cuerpo del hombre en el suelo del bar y con la cabeza ensangrentada.

Tras las primeras investigaciones, la policía ha dictaminado que la posible causa de la muerte, fueron las heridas de arma blanca que presentaba el cadáver.

Evaristo Morín Machado, regentaba el Bar Novo de la calle Colón, desde hacía cinco años. Conocido en todo el barrio, fue un cliente el que entró en el bar al ver la persiana un poco abierta. En el suelo, yacía sin vida, el cuerpo ensangrentado del hostelero.

La policía acordonaba la zona y cerraba la calle al tráfico, mientras los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y violenta y la Policía Científica intentaban recabar con las pruebas que ayuden a esclarecer lo sucedido.

Evaristo Morín era un viejo conocido de la Policía, ya en 2010 fue condenado por atropellar a cuatro personas en la calle Progreso. Tras el atropello dio positivo en alcohol.

Varios vecinos de la zona apuntan a la mala fama que se había granjeado el local en los últimos años. Por el momento la policía está tratando de tomar declaración a los clientes del local y a varias mujeres vinculadas con Evaristo.