El pasado día 17 los empleados de una farmacia situada en A Carballeira se llevaban un buen susto. Un individuo armado con un cuchillo, amenazaba a los empleados mientras estos le entregaban unos 200 Euros.

Farmacia de A Carballeira
Farmacia de A Carballeira

Dada la voz de alarma, la policía logró detenerlo gracias a la descripción que de él hicieron las víctimas. Resultó ser el otro hijo, de la mujer que se quitaba la vida, después de que su hijo tetrapléjico falleciera tras su visita a la residencia en la que estaba ingresado.

En el momento de su detención, se dirigía a comprar sustancias estupefacientes. Ya en comisaría, declaró que su intención era ingresar en el Pereiro porque estaba en muy mala situación.

Los vecinos del edificio en el que residía con su madre fallecida, aseguran que es un joven que necesita ayuda o acabará mal. Ellos mismos afirman que les ayudaban con comida y a menudo le daban dinero a la madre.